Salud

Un grupo indígena amazónico puede ser clave para frenar el proceso de envejecimiento

Los ancianos Tsimané en Bolivia tienen corazones y cerebros más sanos que las sociedades industrializadas, dicen los científicos.

Suena como un consejo básico y de sentido común: vivir activamente con un enfoque en la dieta natural es el secreto para una vida más larga y saludable. Pero los investigadores aún se sorprendieron al descubrir que un grupo indígena en la Amazonía que practica estos conceptos logra evitar algunos de los efectos del envejecimiento.

Los aproximadamente 16.000 Tsimané viven sin electricidad en las selvas tropicales de las tierras bajas de Bolivia. Evitan la mayor parte del contacto con el mundo exterior y todavía se adhieren en gran medida a una forma de vida tradicional, la caza y la pesca. Practican una forma básica de agricultura y recolectan otros alimentos de la selva tropical que los rodea. Su economía no se basa en el dinero en el sentido tradicional.

Hillard Kaplan, profesor de economía de la salud y antropología en la Universidad Chapman, ha trabajado con Tsimané durante casi 20 años. La esperanza de vida promedio del Tsimané fue de principios de los 50, un número bajo en comparación con los estadounidenses, que por lo general viven hasta finales de los 70 en promedio.

“Mueren relativamente temprano, principalmente por enfermedades infecciosas”, dice Andrei Irimia, gerontólogo de la Universidad del Sur de California que también participa en investigaciones médicas relacionadas con Tsimané. Pero algunos Tsimané duran hasta los 70, los 80 o incluso los 90. Kaplan notó que los ancianos mostraban pocos signos de demencia y rara vez tenían ataques cardíacos.

Colaboración intercultural

El problema era que Tsimané vivía lejos de la instalación más cercana que albergaba un escáner de tomografía computarizada que podía ayudar a los investigadores a comprender lo que estaba sucediendo. “Viven en una zona muy inaccesible”, dice Irimia.

El Tsimané también carecía de acceso al tipo de atención médica que podría tratar infecciones parasitarias, enfermedades u otros problemas de salud. Sin embargo, los investigadores ayudaron a llevarlos a sus instalaciones en Trinidad, Bolivia para recibir tratamiento y les proporcionaron algunos artículos para el hogar que necesitaban en sus aldeas.

Como parte de una relación que Irimia describe como «muy duradera y amigable», los investigadores también realizaron tomografías computarizadas en ancianos Tsimané que acudieron para recibir tratamiento. “Nuestra colaboración ha sido con la aprobación de los aldeanos del liderazgo de la aldea, el gobierno boliviano y el gobierno federal de los Estados Unidos”, dice.

Poder del cerebro

Según un estudio reciente publicado en The Journals of Gerontology: Series A, Irimia, Kaplan y sus colegas examinaron los cerebros de 750 ancianos Tsimané mediante tomografías computarizadas. Analizaron la pérdida de volumen cerebral en Tsimané y la compararon con personas de sociedades industrializadas de la misma edad.

Descubrieron que la disminución del volumen cerebral era un 70 por ciento más lenta en Tsimané en comparación con las personas de las poblaciones occidentales. Cuando la pérdida de volumen cerebral se acelera demasiado rápido, puede causar problemas típicamente asociados con el envejecimiento, como la demencia, los accidentes cerebrovasculares y la enfermedad de Alzheimer.

De manera algo paradójica, los cerebros de Tsimané también mostraron altos niveles de inflamación. La inflamación se asocia típicamente con el encogimiento del cerebro en las poblaciones occidentales. Pero si bien la inflamación en los ancianos en áreas industrializadas es complicada, el estrés y la falta de ejercicio son culpables considerables en esas sociedades.

Un análisis no publicado muestra que los Tsimané tienen bajos niveles de estrés, dice Irimia. En cambio, es probable que experimenten inflamación debido a la alta carga de parásitos intestinales que llevan, a menudo cinco o seis tipos de parásitos en promedio.

“Eso conduce a altas cargas inflamatorias a lo largo de sus vidas que se mantienen mucho más altas que en los Estados Unidos”, dice Irimia, y agrega que también contraen niveles más altos de enfermedades infecciosas como la tuberculosis que pueden causar inflamaciones.

Corazones sanos

A pesar de la inflamación, los ancianos Tsimané mostraron una falta de signos de envejecimiento en otras formas importantes. La investigación reciente sobre el volumen cerebral siguió a un estudio de 2017 publicado en The Lancet que reveló que Tsimané tenía la tasa más baja de enfermedad arterial coronaria conocida en el mundo.

“Tienen tasas extremadamente bajas de enfermedades cardiovasculares y excelentes marcadores de salud cardiovascular”, dice Irimia. “La salud del cerebro y la salud cardiovascular están relacionadas y entrelazadas. Los mecanismos que modulan la salud del corazón y la salud vascular están muy asociados con la salud del cerebro”.

Irimia cree que ambos se reducen al estilo de vida y la dieta que practica Tsimané. Su forma de vida de subsistencia implica un menú rico en frutas y verduras, pescado y carnes magras de los animales que cazan en el bosque. Estas carnes carecen de las grasas trans que a menudo se asocian con las enfermedades cardiovasculares en las sociedades industrializadas.

“La dieta saludable de los Tsimané probablemente protege sus cerebros y sus corazones”, dice Irimia, y agrega que su ingesta de sal es bastante baja.

Los Tsimané también hacen mucho ejercicio. Estos habitantes del Amazonas consiguen hacer más de 15.000 a 17.000 pasos por día, dice Irimia.

“En un día típico los hombres salen a cazar, las mujeres se encargan de cocinar en los pueblos”, dice. «Hacen mucha actividad física».

La lección que debe aprender aquí no es necesariamente que todos deben ir a vivir a la selva amazónica, sino que la dieta y el ejercicio son importantes para evitar algunos de los efectos negativos del envejecimiento“Si llevamos un estilo de vida saludable, una dieta saludable y altos niveles de ejercicio, podemos estar protegiéndonos implícitamente de los efectos de la inflamación”, dice Irimia.

Los propios Tsimané están bastante interesados ​​en los resultados de estos estudios, que algunos de los investigadores les han transmitido.

“Se sienten muy bien de poder contribuir a la educación de los demás y mejorar el estilo de vida de las personas”, dice Irimia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba