Tecnología

Japón: Alcanzaron el Récord Absoluto de Velocidad de Internet

La nueva tecnología de fibra óptica de cuatro núcleos es capaz de aumentar la velocidad de Internet de forma drástica.

El Instituto Nacional de Tecnología de la Información y las Comunicaciones (NICT) de Japón ha batido el récord de rapidez de Internet. Los científicos de esta organización educativa lograron transferir datos a 319Tbps. Esta marca que supera extensamente la de 178Tbps implantada hace un año por ingenieros de Japón y Reino Unido.

No quedan dudas de que hablamos de una rapidez de Internet exorbitante. Con 319Tbps podría ser viable bajar 10.000 películas de alta definición de unos 4 GB cada una en cuestión de un segundo. Asimismo, queda bastante por arriba de los 300 o 500 Mbps que dan las conexiones hogareñas promedio en la actualidad.

Como recoge Motherboard, los científicos del NICT usaron una tecnología nueva de cables fibra óptica para sus pruebas de velocidad de Internet. En la mayoría de los casos, dichos recursos de transmisión cuentan con uno o 2 núcleos y capas de revestimiento para defender los datos. El nuevo sistema es capaz de albergar 4 núcleos, sin incrementar de tamaño o comprometer la confiabilidad.

Si bien se trató de una prueba de laboratorio, los ingenieros usaron una gigantesca proporción de fibra óptica que parecía una distancia de 1.864 millas (2.999 kilómetros). Por medio de él dispararon un láser de 552 canales en diferentes longitudes de ondas. La señal ha sido involucrada con dispositivos fabricados con «tierras raras» como tulio y erbio.

¿De qué sirve toda esta enorme velocidad de Internet?

Puede que pase un largo tiempo para que los 319Tbps de velocidad de Internet alcanzados en Japón logren ser experimentados fuera del laboratorio. Sin embargo, el desarrollo más grande está en el cable de fibra óptica de 4 núcleos y su posible implementación de parte de proveedores de servicios de telecomunicaciones.

A partir del NICT creen que dichos nuevos cables podrían ajustarse «de forma fácil» a las infraestructuras ya existentes, por lo cual no habría que hacer cambios tan grandes en los elementos que conforman las redes troncales de datos y, por efecto, facilitaría su adopción.

En términos prácticos, esta tecnología podría ser ideal para promover el desarrollo de tecnologías de comunicación de siguiente generación «más allá del 5G (como 6G) que ofrecerán una enorme velocidad de internet. Al conseguir una conexión más eficiente entre los servidores, se evitarían los «cuellos de botella» de datos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba